miércoles, 7 de enero de 2009

CUESTIONES DE LA VIDA (JUVENIL O NO): ¿POR QUÉ ME PASA ESTO A MÍ?

A continuación un artículo que escribí hace un par de meses pero que recién me animo a postear por la cobardía que sentía en se momento. Asumiendo las consecuencias de lo que pueda resultar ahí les va.

Son más de las 8y30pm, estoy a un paso de mis exámenes finales en la universidad (a una semana) y debo redactar tres monografías. Debería aprovechar lo que queda del feriado para realizar las actividades académicas que me ayudarán a dar un buen examen, sin embargo estoy aquí, sentada en mi cama cogiendo un lapicero y un papel encorajinándome para escribir sobre el asunto que ha estado ocupando cabeza y no me deja despejarla para cosas más fundamentales. Con ello no digo que no sea importante pero PLEASE! ¡Ahorita necesito estudiar! –lo peor de todo es que no tengo ganas-.
Supongo que dedicándole un tiempo a pensar seriamente en ello, expulsando en el papel todas mis concepciones y prejuicios sobre el asunto podré estar en paz conmigo misma y proseguir con mi ensayo acerca de los blogs –qué paradoja ¿verdad?-

La atracción que siento hacia un pata (uno de tantos ¿y qué?) debe ser explicada por ser la enésima vez que me topo con ilusiones “no correspondidas”. Son muchos los casos por lo tanto es justo y necesario realizar una especie de análisis acerca de éste fenómeno que le ocurre a varias (cada una lo afronta de diferente manera, por supuesto) llamada “atracción”, “gusto”, “ilusión” (no enamoramiento OJO).
Ocurre en el momento en el que menos te lo esperas -a veces hasta de la persona que menos esperas- y te llena la cabeza, analizándolo al detalle, creando en ti ideas que obviamente fuera de nuestra mente no son reales. ¿Y cómo así?
Conoces a un pata, te empieza a llamar la atención, luego empiezas a encontrarte con él seguido (llevan clases juntos, tienen amigos en común, etc), tras ésta primera impresión y dadas las circunstancias ocurre lo que aprendí en mi clase de psicología social : “La proximidad incrementa la atracción interpersonal”. A partir de allí comienzas a darte cuenta de que te atrae. ¡Qué novedad!, pues no. Esto ocurre a diario, la cuestión es cómo lo afrontamos y qué desenlace tiene la historia, en un gran porcentaje termina en gusto mutuo, enamoramiento y consolidación de una pareja. En mi caso – y no sé si en el de otras- acaba con que ese individuo se te mete a la cabeza y no sale hasta que otro sujeto ocupa su lugar o una grave decepción te haga cambiar de parecer-, todo esto en la mente pues en la vida real el pata ni bola te da y todo queda en una “echada de ojo” que no pudo ser.
¡Si enumerara la lista de patas que ocuparon mi cabeza! ¡Wau! cada caso tan similar y diferente a la vez. Diferencias por cómo entraron y salieron de mi lista de gustos y similitud en el desenlace (¡no pasó nada!) y en cómo afronté la vaina.
Así es, de manera tan similar enfrenté el problema que a mis 19 años me convierte en una experta en el caso (modestias aparte).
No vale la pena mencionar al que ocupa mis pensamientos ahora y la razón es simple: De acá a un tiempo me arrepentiré el haberle dedicado unas líneas, tal vez no se lo merezca.
En fin, así que a continuación no hablaré de un sujeto en específico sino en la conjunción de todos los sujetos de mis fallidas experiencias a los que llamaré Mr. X.
Señalaré en un análisis inductivo, la manera cómo esto se presenta, en once pasos característicos, debido a la longitud del texto pueden saltarse algunos si quieren:

1. Conoces a un pata que te vas dando cuenta cumple los requisitos que quieres encontrar en un chico.
Ya sea en universidad, colegio, instituto, etc, encuentras a alguien al que puede ser no prestes atención al inicio (no me creo eso del flechazo) pero que a medida que interactúas con él, o en todo caso lo observas, te das cuenta que tiene lo que buscas – vale aclarar que la mente no te dice si es que la imagen que te formas es real-
A partir de esas conjeturas le prestas mayor atención y te esfuerzas por interactuar más seguido con esa persona. Ya te diste cuenta de que te gusta y ahora, ¿Cuáles son las consecuencias?

2. Tratando de acercarte a él y haciéndote notar puedes llegar a caerle bien aunque a suele ocurrir que esos esfuerzos
Quieres hacerte conocer, quieres resaltar entre todos los individuos con los que interactúa y tratas de idear una manera de acercarte que en plan figura como excelente pero al momento de ejecutarla se termina convirtiendo en un chasco gracias a la que te arrepientes todo el día. O le caes chinche por algún desliz (fácil ni le importas, pero según tú él te considera una loca neurótica) o simplemente al momento de reflexionar sobre lo que hiciste sientes que debiste hacer algo más, que la timidez te lo impidió, etc.
En fin, 90% de los intentos por acercarte son más que fallidos.

3. Como resultado, te fijas en las acciones de él hacia ti ¿le gustarás? ¿le caerás bien?
El mínimo gesto hacia ti, lo tomas con pinzas y lo analizas detalle por detalle tratando de convencerte de que lo hizo porque le agradas y puede pasar algo más: que te inició la conversación, que te sonrió, que te agregó a su facebook sin que se lo pidieras, que te saludó, que te ofreció ayuda, etc.
Todo sirve para darte una pista de lo que puede sentir por ti, quizás exageres y seas demasiado positiva o tal vez demasiado negativa.
Un mínimo gesto de desagrado –que tal vez no lo causaste- (que no te respondió el saludo ni el sms que le mandaste, que no te respondió en el msn) lo tomas como si te odiara con toda su alma. Hay dos posibles salidas a esto: o tratas de mejorar las cosas y lograr que cambie de opinión o te auto torturas recordando la terrible experiencia.



4. No importa cuantas decepciones te lleves de él, ni cuántas veces jures olvidarlo y sacarlo de tu cabeza, ni cuántas choteadas sutiles te dé, tu sigues fiel a la causa.
Qué mas da si tus amigos lo vieron besándose con otra, y que fue el causante del rompimiento sentimental de una de tus amigas, mientras no lo veas con tus propios ojos no lo crees. Que más da si parece gay, si es un abebado que no toma la iniciativa, si pertenece a un círculo de amistades diferente al tuyo, si te ha rechazado abiertamente –ésta última en muy pocos casos existen chicas que tenemos autoestima-. Igual, lo odias por un rato, te decepcionas pero al cabo de unos días –horas o semanas- vuelves a las andanzas.

5. Las conversaciones en el msn no son las mismas ni conservan el carácter de las otras.
Puede que nunca consigas su mail, como también puede que sí –eso pasa la mayoría de veces-. De ser el caso, allí ocurre un gran problema: estás esperando y rogando que se conecte, peor al momento en el que ocurre no sabes qué hacer ¿le hablo o espero que me hable? ¿Por qué no me habla?, se demora en responder ¿le importaré?.
El msn se convierte en un indicador más con el cual dependes para conocer tus posibilidades con el objeto de tu afecto.

6. Hablas hasta el cansancio de él, es más tus amigos desean conocerlo porque no se explican como puedes mencionar demasiado de una persona.
Que él dijo esto, que le pasó lo otro, que te respondió así, que te sopló en el examen y un larguísimo etc. Si te dieran monedas por cada vez que lo mencionas serías millonaria.
Es increíble cómo puedes llegar a estar, ésta es una de las circunstancias más graves, cuando realmente algo en ti esta pasando hacia el susodicho.

7. La pinta es lo de menos.
La clásica, es más lo leí en un libro de secundaria hace muchos años atrás. Pese a que nos venden en la publicidad y películas modelos de belleza ello no implica que sólo los bellos tengan pareja, sino salgan a la calle y compruébenlo con sus ojos.
Cuando alguien te agrada –dejando de lado lo superficial- dejas de lado su apariencia física – en algunos casos sí importa pero eso depende de la persona- qué importa si es gordito, bajto, con los dientes chuecos (digo nomás), para ti es lo máximo, no importa si tus allegados dicen lo contrario cuando le dan una mirada.

8. La felicidad ¿j aja j aja?
Crees que tu vida va a ser un paraíso si estás con él. Algunas exageran y hacen planes futuros, se imaginan la vida con él, El cómo sería si estuvieran juntos, y cómo lo afrontarían y la felicidad, etc.. Las –fumadas- alucinaciones con el “si fuera” nunca faltan y a la larga terminan por dañar cuando las cosas salen mal.


9. La canción que va contigo

Cada día experimentas algo nuevo con esa persona y tienes al lado una canción al lado para que te haga recordar algunos momentos. Si lo que pasó fue horrible tienes una balada o una cumbia tormentosa, si te enteras que está con otra pones una de despecho, si sentiste química pones canciones eufóricas.
Para cada chico y cada situación hay una canción. No importa que sólo el 1% de la letra tenga que ver contigo igual tratas de acomodar el resto. ¡Total!, la vida es un reality.

10. La intervención de la “mejor amiga”A veces cometes el error de contárselo a una amiga -cuya personalidad se basa en ser competitiva en TODO- y de pronto por arte de magia, empieza a tratarlo de manera distinta, a coquetear con él, y a contarte sus logros con el tipo, logros que por supuesto tú no has llegado a tener.



Es ahí que cuando te preguntan tus amigos si es que lo quieres, antes de responder, lo piensas dos veces (meditando el significado de la palabra) y te das cuenta de que en realidad no lo quieres como a otros (osea amigos, hermanos, mama, papa, etc), si ésa es la respuesta entonces te llegas a que es una ilusión no correspondida. Si la respuesta es -dejando de lado cualquier sentimiento impulsivo y dando la respuesta concienzudamente- que sí, pues eso ya es enamoramiento, el cual lastimosamente no es el tema de artículo así que pasemos a seguir discutiendo las consecuencias de la primera respuesta.


11. Y pasa el tiempo.(años , meses, depende de la fuerza de esa ilusión). y sigues pensando en él… aunque con menos intensidad porque puede que ya no lo veas.

Puede también que te hayas encaminado a olvidarlo como puede que otro chico aparezca y desocupe ese lugarcito de tu mente para chantarse allí, sea la razón que fuere –ya que no te hizo caso- terminas olvidándote de él y al recordar lo babosa que te ponías por él te puede dar vergüenza y decir “Qué cojuda fui”, te arrepientes de haberle dedicado un espacio en tu mente, canciones, artículos de despecho, en fin.. ya pasó y tal vez venga otro. si eso ocurre otra vez comenzamos el juego, esperando que no sea como la vez anterior.

Todas estas percepciones con síntomas propios de la ilusión, es forzar la realidad y acomodarla a nuestro “reality show”, a nuestra vida personal. Ser más tranquilo sería lo ideal pero es imposible, situaciones como éstas nos descuadran y pueden convertirnos en alguien que usualmente no somos – de un yo racional a un yo ilógico-. Recomendación: Tomarlo con calma, ¿qué más se puede hacer? Todos somos víctimas de ello alguna vez en nuestras vidas y los que dicen que no bueno, ¡Que corran las apuestas!.

**************
Para darle un toque más tropical al asunto, alli va una cancion que puede en algun momento hayan tarareado.

4 comentarios:

brendix dijo...

He seguido religiosamente cada uno de esos pasos en el pasado inmediato..me he prometido a mi misma este año evitarlos completamente, pero como sabemos uno nunca Sabe ..pondre de mi parte para no mendigar nada nisiquiera atencion de "aquellos" ..peor sobretodo simplemente ya no quiero ser una victima reincidente del Cariño No corresspondido.

Anónimo dijo...

holaa vcanee!!akbo d leer todos los posts, estan muy buenos y son muy ciertos!!creo adivinar a kien t refieres n el 2do post y weno creo q todos hmos apsado alguna vz x lo mismo ._. ... besos y felicidads x el blog, muy buena idea ^^....claudia^^

Anónimo dijo...

yo pensaba que todo eso solo le sucedia a los hombres

juan

Persefone dijo...

Efectivamente Vane eso nos pasa a todas y a todos en algún momento de nuestras vidas jajaja, y confieso que yo tb me dije a mi misma que renunciaría a la causa pero cuando creía lograrlo daba la casualidad de q mi propio mister "X" reaparecía y para colmo se mostraba cada vez más y más cercano y otra vez de vuelta al juego jajaja!! pero lo q debemos tener en cuenta es q nunca se sabe cuanto le durará la cuerda a esa persona asi q simplemente hay q dejar q las cosas fluyan, q sucedadn naturalmente.....pero obviamente todo suena muy fácil en la teoría...la práctica es otra cosa ja!